martes, 25 de junio de 2013

TARTA "ANGEL FOOD" CON NATA Y FRESAS


Hoy he hecho esta tarta para el cumpleaños de una amiga. El bizcocho es el conocido "Angel food", que viene a ser algo así como comida de angeles, o yo lo traduciría por manjar angelical, pues lo cierto es que es un bizcocho muy especial. Ligero, suave, tanto solo como acompañado como en este caso de un relleno de nata y fresas . Voy a intentar poneros un "paso a paso" fotográfico del desarrollo de la receta.


INGREDIENTES:

- 360 ml. de claras de huevo a temperatura ambiente. He utilizado 8 huevos XL.
- 300 grs. de azúcar granulada.
- 125 grs, de harina de repostería tamizada.
- 1 cucharadita de cremor tártaro 
- 1/2 cucharadita de sal.
- 1 cucharada de zumo de limón.
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
- 1/2 cucharadita de extracto puro de almendra. Yo no lo puse.


Precalentamos el horno a 180º.
En una fuente, tamizamos juntas 150 grs. de azúcar y la harina.

En una batidora de varillas, echamos las claras, y batimos a velocidad media un poquito hasta que veamos que empiezan a salir burbujas .


Este es el aspecto que deben tener las claras:


Ahora añadimos el cremor tártaro, la sal y el zumo de limón. 

Batimos a velocidad media alta, hasta que se formen picos suaves, y empezamos a añadir el azúcar restante  (150 grs), cucharada a cucharada, esperando unos 10 segundos entre cada cucharada, la máquina a velocidad alta. Cuando veamos que se forman picos duros, probamos con los dedos para ver si notamos algun grano de azúcar. Cuando no lo notemos, estará listo el merengue. Entonces añadimos la vainilla y batimos para incorporarla.


Este es el aspecto del merengue:


Ahora empezaremos a añadir la mezcla de harina y azúcar. Lo añadiremos en tres o cuatro veces, tamizándolo canda vez.


Lo mezclamos con una espátula, con movimientos rápidos y envolventes, lo más rápido posible.


Una vez todo integrado lo echaremos en el molde. El molde que yo he utilizado es el especial para este bizcocho y NO DEBEMOS ENGRASARLO pues eso permitirá que la mezcla se agarre a las paredes para subir más. Lo alisamos lo mejor posible

Damos unas vueltas con un cuchillo o espátula por entre la masa por las posibles burbujas de aire. Horneamos durante unos 45 minutos, hasta que veamos que al introducir un palillo, este sale seco.


Este es el aspecto nada más salir del horno


Entonces, inmediatamente damos la vuelta al molde boca abajo. Quedará apoyado en esa especie de patitas que tiene el molde. Así no se bajará. 


Lo dejamos así una hora y media. Entonces pasamos un cuchillo, mejor de punta redonda, o espátula metálica, alrededor del bizcocho, y alrededor del tubo central, para que se despegue de las paredes. Y volcamos en una rejilla para que se enfríe por completo.


En este caso, para montar la tarta, monté nata vegetal con unas gotitas de esencia de fresas. Partí el bizcocho por la mitad y lo rellené con una capa generosa de nata con fresas troceadas. Tapé y cubrí todo el bizcocho con nata. Lo adorné con unas fresas partidas en dos, que abrillanté con la mezcla siguente
- 250 ml. de agua
- 150 grs. de azúcar
- 1 hoja de gelatina neutra.
Ponemos la gelatina a hidratar, en agua fría.
El agua con el azúcar al fuego, cuando la gelatina esté lista, la escurrimos y la añadimos revolviendo sin parar hasta que espese un poco. Retiramos del fuego y revolvemos hasta que pierda calor. Con un pincel pintamos las fresas.




















2 comentarios:

  1. No estaba bueno, estaba impresionante mente bueno, doy fe de ello, y es precioso!!!!.
    Eres una artista!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Loli, siempre tan cariñosa. Un beso

      Eliminar